que es un reumatologo

La definición de lo que es un reumatólogo según el American College of Rheumatology (ACR) es:

“Un reumatólogo es un especialista en medicina interna o pediatría que recibió capacitación adicional en el diagnóstico (detección) y el tratamiento de enfermedades de los huesos o músculos. Estas enfermedades pueden afectar las articulaciones, los músculos y los huesos, causan dolor, inflamación y deformidad “.

Después de recibir su título, los reumatólogos pasan tres años de capacitación para convertirse en especialistas en medicina interna o pediatras, y luego dos a tres años más en una especialidad de reumatología.

Al igual que todos los médicos, los reumatólogos son aprendices de por vida que toman cursos de educación médica continua para mantenerse actualizados en su campo, especialmente con los tratamientos nuevos y complejos, como los medicamentos biológicos.

Los reumatólogos tratan muchas enfermedades articulares similares como los ortopedistas, pero no hacen cirugía. Muchas enfermedades comunes que los reumatólogos tratan incluyen la artritis reumatoide, la gota, el lupus, la osteoartritis y el dolor crónico de espalda Es posible que no sepas muchas cosas sobre los reumatólogos. Sigue leyendo para obtener más información sobre lo que hacen los reumatólogos y cuándo tiene sentido ver a uno.

1. Los reumatólogos tratan más de 120 enfermedades diferentes.

Además de la artritis reumatoide (AR), los reumatólogos tratan una amplia variedad de enfermedades autoinmunes e inflamatorias que pueden afectar las articulaciones (como la gota y el lupus), así como otros problemas o lesiones musculares o de hueso que pueden hacer que las articulaciones se lastimen y limiten tu función.

“Además de las enfermedades sistémicas, las personas pueden acudir a un reumatólogo para diagnosticar dolor crónico de espalda o cuello, o para un problema localizado de articulaciones o músculos o tendones, como el codo de tenista o la tendinitis de Aquiles”, dice la Dra. Paula Marchetta, MD, MBA, presidente del American College of Rheumatology (ACR). Los reumatólogos también tratan otras enfermedades que quizás no sabias, como la osteoporosis, la fibromialgia y la enfermedad de Lyme.

2. Los reumatólogos son detectives médicos.

Tu médico de cabecera puede enviarte a un reumatólogo como último recurso después de que nadie más haya descubierto lo que está sucediendo contigo.

“Tratamos muchas enfermedades raras, así como enfermedades más comunes que a veces se presentan en formas inusuales que dificultan el diagnóstico. Debemos tener en cuenta todos los sistemas del cuerpo, no solo un órgano. Hacemos mucho trabajo de detective y pensamos en los patrones de tus síntomas”, dice la Dra. Marchetta.

3. Los reumatólogos pueden ser tu médico de por vida.

Algunos especialistas consultan tu diagnóstico y plan de tratamiento, luego lo envían a tu médico de atención primaria para la mayoría de los cuidados de seguimiento. Esto no lo hacen los reumatólogos.

“Después de asegurarnos de que tenemos el diagnóstico correcto, obtenemos los análisis de laboratorio apropiados para asegurarnos de que estás comenzando a tomar los medicamentos de manera segura y luego te vemos cada dos o tres meses. Algunas personas requieren un seguimiento menos frecuente, pero generalmente vemos a los pacientes más que sus médicos de atención primaria. De hecho, podríamos convertirnos en sus médicos de atención primaria”, dice la reumatóloga Dra. Liana Fraenkel, MD, MPH, profesora asistente de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale.

4. Los reumatólogos no estarán en la sala de operaciones.

Los reumatólogos no son cirujanos, pero si necesitas un reemplazo articular, participarán antes y después de tu operación.

“A menudo, necesitarás una evaluación reumatológica antes de la cirugía para administrar tus medicamentos y decidir si se deben tomar precauciones para la cirugía debido a tu enfermedad. Luego, querremos controlar bien tu enfermedad y evitar dolor para que puedas tener una buena rehabilitación y maximizar el éxito del reemplazo articular”, dice la Dra. Marchetta.

5. Los reumatólogos pueden cambiar tu diagnóstico a lo largo de las consultas

El diagnóstico que tu médico de atención primaria tiene en mente puede que no sea lo que determine tu reumatólogo. Además, debido a que hay muchas enfermedades con síntomas similares, tu diagnóstico puede cambiar meses o años después si se presenta un nuevo síntoma.

“Probablemente esto ocurra con más frecuencia en la reumatología que en otras especialidades como la endocrinología. Es bastante fácil hacer un diagnóstico de diabetes, pero en la reumatología muchas enfermedades no tienen análisis de sangre que ayudan a hacer un diagnóstico. Una prueba de sangre positiva para el factor reumatoide no significa necesariamente que tú tengas AR, y podrías tener AR con un análisis de sangre negativo. Puede ser frustrante, pero las cosas no siempre son claras y cambian con el tiempo”, dice la Dra. Fraenkel, quien también dirige los Servicios de Salud para la Población Centrada en el Paciente en Berkshire Health Systems.

6. A los reumatólogos les gusta lo que hacen.

Según una encuesta reciente, si los reumatólogos tuvieran que volver a hacer las cosas de nuevo, cuatro de cada cinco reumatólogos elegirían ser médicos y tres de cada cuatro elegirían la misma especialidad. Esa satisfacción puede ser porque pueden ver el impacto que hacen en la vida y el bienestar de los pacientes.

“Si tratas la presión arterial alta y el colesterol de alguien, a largo plazo estás ayudando a prevenir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, pero el paciente no siente nada a menos que tenga efectos secundarios del medicamento. Cuando tratas a alguien con artritis y alivias su dolor, se despiertan sintiéndose mejor y normal, y esa es la parte maravillosa de ser un médico y reumatólogo a la vez”, dice la Dra. Marchetta.

7. Viene una escasez de reumatólogos

Hay alrededor de 5,000 reumatólogos en los Estados Unidos, con aproximadamente la mitad trabajando de manera independiente y la mitad en entornos académicos o trabajando con la industria para mejorar los tratamientos con medicamentos. Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (U.S. Department of Health and Human Services), ya hay una escasez. Se predice que empeorará en el 2025 cuando se retiren los reumatólogos actuales y no se incorporen suficientes nuevos.

¿Cuándo debes ver a un reumatólogo?

Pregunta acerca de ver a un reumatólogo si:

  • Tienes dolor en las articulaciones que no mejora o involucran múltiples articulaciones
  • Tienes dolor en las articulaciones y tienes familiares cercanos con lupus, artritis reumatoidea u otros trastornos inflamatorios
  • Tienes dolor en las articulaciones y tienes un familiar cercano con psoriasis, incluso si nunca tuvieron artritis
  • Tienes dolor en las articulaciones acompañado de síntomas como fiebre, fatiga abrumadora, pérdida de peso o malestar en general

No evites ver a un reumatólogo si:

  • No tienes mucho dolor. “La cantidad de dolor no necesariamente predice quién podría tener artritis reumatoide. Algunas personas tienen rigidez y no tienen mucho dolor, pero si hay inflamación de las articulaciones, es importante evaluarlas “, dice la Dra. Fraenkel.
  • Tienes miedo de tomar medicamentos. “Algunas personas temen que un reumatólogo les recete algo que no quieran tomar. Eso no debería diferirte de buscar la referencia. “Si un paciente no parece querer tomar un medicamento, siempre hay un plan de tratamiento con el que podremos estar de acuerdo y con el que se sentirán cómodos”, dice la Dra. Fraenkel.