El cannabidiol (CDB) es un compuesto extraído de la planta de cannabis. Sí, la misma planta que la mayoría de nosotros conocemos como marihuana. Si eso te preocupa, es importante saber que: CBD no es lo mismo que marihuana recreativa o medicinal. El CBD no es intoxicante, en otras palabras: no te droga.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en el 2018 que el CBD es generalmente seguro para la mayoría de las personas y no muestra un potencial de abuso o dependencia o evidencia de otros problemas relacionados con la salud pública. De hecho, en un informe de revisión crítica sobre el CBD, la OMS encontró que el CBD puede ser útil para controlar una variedad de enfermedades crónicas, incluyendo la artritis.

El tema del uso del CBD se ha convertido en un elemento básico en los grupos y discusiones de artritis en línea. Es posible que hayas encontrado varios productos de CBD (aceites, gotas  orales, lociones, pastillas, chicles, inhalantes y otros) que se venden en tiendas locales o en línea. Incluso las farmacias como CVS y Walgreens anunciaron el año pasado que planean comenzar a vender ciertos productos de CBD en tiendas en ciertos estados.

Estas son buenas noticias, dice Jordan Tishler, MD, un doctor de sala de emergencias de Harvard que se especializa en productos médicos de cannabis y es el fundador de InhaleMD, que es un consultorio médico del área de Boston que se especializa en terapias de cannabis. “He visto cambios positivos en los pacientes que necesitan ayuda controlando su dolor, la rigidez y el aumento de la movilidad con los productos de cannabis, incluyendo el CDB. Lo más importante es que he visto una mejoría significativa en la calidad de vida de estos pacientes”.

Tambien hablmos con Abril que después de lidiar durante años con el dolor crónico de la endometriosis y la osteoartritis, encontró mucho alivio al usar el CBD para ayudar a controlar su dolor y decidió abrir su propio negocio. Herbal Risings, es una compañía que educa a las personas sobre el uso adecuado de Productos de CBD. También ha abierto varios locales de CBD con el propósito de ayudar a las personas con dolor crónico.

Tomar CBD para la artritis: cosas que debes considerar primero

Si aún no has probado el CDB, es posible que te estés preguntándo de qué se trata todo esto, y si en realidad el CBD podría ayudarte con el dolor u otros síntomas. Es importante tener en cuenta lo siguiente mientras investigas acerca del CBD y hables con otras personas al respecto.

La investigación del CBD todavía es nueva.

Gran parte de la información disponible es anecdótica (como lo son los ejemplos a continuación) o se basa en estudios con animales. Factores como el efecto placebo pueden desempeñar un papel cuando las personas promocionan los beneficios de CBD. Y con tanta exageración sobre el CDB, es fácil para las empresas hacer afirmaciones falsas o engañosas. De hecho, la FDA ha emitido varias advertencias a las compañías sobre reclamos no comprobados de que los productos de CBD tratarán o prevendrán enfermedades. Como los productos de CBD no están regulados como lo están los medicamentos recetados, no hay forma de saber exactamente qué estás obteniendo.

El status legal de CBD en EEUU es complicado.

La respuesta corta es que, a partir de ahora, las leyes estatales y locales dictan si se permite la venta y posesión de productos de CBD. Las leyes sobre el CBD están en proceso de cambio y probablemente seguirá siendo así durante años. “Siempre debes consultar con tu gobierno local para obtener la información más actualizada”, según Bridget Seritt, cofundadora de Canna-Patient Resource Connection, una organización con sede en Colorado que trabaja para proteger los derechos de los pacientes y poner fin al estigma contra los que eligen el cannabis como medicina.

Por esta razón, hemos cambiado los nombres de algunas personas (según su solicitud) que compartieron sus historias para este artículo.

No hay un CBD verdaderamente “puro”.

Ciertas leyes hacen una distinción entre los productos que contienen THC, el cannabinoide que está asociado con los efectos de estar “drogado” al consumir marihuana, y los productos de CBD que tienen poco o nada de THC. Sin embargo, no hay forma de saber exactamente cuánto THC hay en los productos que estás usando. Incluso aquellos etiquetados como CBD “puro” o aislado de CBD pueden tener pequeñas cantidades de THC, que pueden acumularse con el tiempo y posiblemente hacer que alguien no pase una prueba de detección de drogas. Si necesitas someterse a pruebas de drogas para tu vivienda, trabajo o atención médica, esto es algo importante que debes tener en cuenta antes de comenzar a usar el CDB, dice Seritt.

 

El CDB, o cualquier suplemento, nunca debe reemplazar el tratamiento que tu doctor recomienda para tu artritis.

Los medicamentos recetados a menudo son el núcleo del tratamiento debido a la sólida evidencia que respalda su éxito.

Habla con tu médico acerca de tu interés en usar CBD.

Pueden informarte si el CBD puede interactuar con cualquier medicamento que estés tomando actualmente o que pueda empeorar una condición crónica.

Si estás intrigado acerca de que se siente tomar CBD para la artritis y el dolor crónico, hablamos con seis personas sobre sus experiencias con el consumo de CBD para su artritis. Esperamos que esta historia de ayude a ver algo de luz sobre por qué decidieron usar el CBD y cómo el uso del CBD afectó su salud.

Lo que los pacientes dicen acerca de consumir CBD

“El ungüento de CBD ayuda para mis dolores de osteoartritis”

La primera experiencia de Abril con CBD fue en el 2016 durante un ataque severo de dolor por endometriosis. “Normalmente esto me habría enviado a la sala de emergencias. Me doblé de dolor. Tomé una forma vaporizada de CBD y sentí de inmediato como mis músculos se relajaron, lo que hizo que el dolor fuera más soportable”.

Esta experiencia la inspiró a seguir usando CBD para ayudar a controlar el dolor de la artritis en sus brazos y hombros después de años de ser una cuidadora de mascotas. “Comencé con una pomada de crema de CBD de baja concentración de 100 mg, y al principio solo noté una ligera diferencia”, explica. “Cuando lo combiné con un masaje, el dolor era notablemente menor, pero tomó unos minutos en funcionar”. El truco para ella era la combinación de ungüento de CBD y un masaje diario para mantenerse al tanto de sus síntomas. Hacer esto ha ayudado a reducir la frecuencia de los dolores de la artritis, dice ella.

Ella prefiere los ungüentos tópicos de CBD por su capacidad para atacar sus articulaciones doloridas individualmente, pero dice que muchos de sus pacientes con artritis inflamatoria prefieren gotas  diarias, que son suspensiones orales que se toman debajo de la lengua, para ayudar con la inflamación y los brotes.

“El CBD ayuda, pero no es una cura milagrosa”

Mientras que algunas personas describen los resultados como “cambiadores de vida” al usar CBD, otras, como Jessie Abdullah, de Canadá, experimentaron beneficios, pero no de una manera dramática. “La primera vez que probé el aceite de CBD para mi artritis reumatoide no pasó nada”, dice ella. Ella había leído historias milagrosas sobre el CBDen los foros en línea y estaba emocionada de probarlo para su enfermedad recién diagnosticada. Ella tomó algunas pastillas de aceite de CBD que un amigo le había dado y esperó. Y esperó, pero ella no sintió nada.

Después de seis meses de probar diferentes dietas, ejercicios y suplementos, Jessie volvió a su reumatólogo. “Le dije todo lo que probé, incluyendo el CDB. Estaba en una cantidad insana de dolor y miseria. Me convenció de que necesitaba comenzar a tomar medicamentos para la artritis de inmediato, ya que cuanto más tiempo esperara, más daño estaba haciendo y eso no podía arreglarse “, dice ella. Su doctor señaló que aún podía usar algunos métodos naturales junto con los medicamentos para la AR e incluso le dio los nombres de algunos productos derivados del aceite de CBD que consideraba de alta calidad.

Ella tomó gotas sublinguales de CDB, según los consejos de su doctor, y tomó sus medicamentos recetados de manera constante. “Me tomó unas buenas seis semanas para ver los resultados después de comenzar con el metotrexato, pero creo que el CBDme ayudó a superar ese momento”, dice ella. “Para mí, realmente son los dos juntos. Creo que el CBD ha ayudado a disminuir mis dolores y ha mejorado mi estado de ánimo, ayudándome a enfrentar mejor mi diagnóstico “.

 “Noté una gran diferencia en mi artritis de la mano”

El dolor en las manos debido a la osteoartritis hacía que la vida de Angie fuera insoportable. “Me mantenía despierta por la noche y me levantaba tan rígida que si alguien me golpeaba los dedos, gritaba. Si movía de forma incorrecta, me sacudía con un dolor agudo”. Sin embargo, como ella solo tiene un riñón, muchos medicamentos para el dolor y tratamientos para la artritis están fuera de los límites para ella. Luego, una amiga le contó a Angie sobre una “crema de marihuana” que le había brindado a su padre un alivio significativo de su artritis, y ella decidió que no podía hacer daño intentarlo.

Se puso una loción de CBD con una pequeña cantidad de THC (el compuesto en la marihuana responsable de la sensación estar “drogado”) y se la frotó en las manos. El efecto fue tan inmediato, dice, en unos minutos sintió que el dolor se disipaba, que estalló en lágrimas felices. “Fue la primera vez que sentí que había esperanza para mí.”

A pesar de que las lociones de CBD que normalmente prefiere también contienen THC, ella tiene claro que nunca la hicieron sentir drogada. “No me hace sentir” drogada “de ninguna manera; solo hace que mis manos estén menos inflamadas y menos dolorosas “, nos dijo.

Ella desea que los legisladores puedan entender la diferencia entre los productos de CBD y la marihuana recreativa y la importancia de CBD para las personas que viven con artritis.

 “CBD me ayuda a dormir toda la noche”

Habían pasado más de tres años desde que Carmen, de Los Ángeles, California, dormía toda la noche. El dolor y la hinchazón de su artritis psoriásica la despertaban tan pronto como se sintiera cómoda, haciéndola sentirse como un zombi caminando. “Apenas podía sobrevivir mi día, no tenía energía. Me sentí muy deprimida e infeliz hasta el punto de que mi familia estaba muy preocupada por mí”.

Luego, hace tres meses, su doctor le sugirió que checara el aceite de CBD. Ella comenzó con una gota debajo de su lengua, dos veces al día. “Noté una diferencia después de la segunda dosis. No era enorme, pero aun así la podía sentir. Me sentía más tranquila y tenía menos dolor”. Durante el siguiente mes, su doctor aumentó su dosis hasta que tomaba 15 mg de aceite de CBD dos veces al día, con su segunda dosis justo antes de acostarse.

“Los resultados han sido más allá de lo que soñaba. Puedo dormir ocho horas por la noche y ya no me siento deprimida “, dice ella, y agrega que cree que el uso de CBD también la ayudó a lidiar con las náuseas y otros efectos secundarios de sus medicamentos recetados para la artritis. “Durante años sentí que no había luz al final del túnel y ahora tengo esperanza. Nunca pensé que sería capaz de decir eso”.

 “El uso de CBD me hacía sentir borracho, y no de una buena manera”

La ansiedad es lo que motivó a Javier, de Minneapolis, Minnesota, a probar el aceite de CBD. “Pasaba por un momento muy difícil en mi vida, mucho estrés en el trabajo y en casa. No comía, ni dormía”, dice.

Un compañero de trabajo le dio a Jason una pluma de vape con aceite de CBD. Lo tomó y se sorprendió al sentir que su ansiedad se desvanecía. No queriendo usarlo a largo plazo, cambió a unas gotas con un pequeño porcentaje de THC. “Al principio no sentía mucho, no me gustaba el efecto de la pluma de vape“, dice. “Así que traté de aumentar la dosis. Lo primero que noté fue que el dolor de mi artritis había desaparecido. Pero creo que me fui por la borda porque después sentía náuseas y mareos, de manera similar a como me siento cuando estoy borracho “.

Probó las gotas de CBD por segunda vez, separando las dosis, pero tuvo resultados similares. No le gustaba la sensación y, como padre, no quería hacer algo que pudiera perjudicarlo mientras cuidaba a sus hijos. La variabilidad en los efectos puede tener que ver con el producto que estaba usando. Se pregunta si podría haber tenido una mejor experiencia con el uso de CBD si hubiera podido ir a un dispensario profesional.

“Ayudaba a mi artritis y ansiedad, pero finalmente decidí que el aceite de CBD no era para mí. Preocuparme de cómo me iba a afectar me estresaba más y no necesitaba eso”. Sin embargo, estaría dispuesto a probar el CBD de nuevo si pudiera hacerlo bajo la dirección de su doctor con productos de mayor calidad.

“El CBD me ha hecho menos dependiente de mi bastón”

Con dos reemplazos de rodilla y una cirugía de cadera, María, de Dallas, Texas, se resignó a sus limitaciones. A pesar de que solo tenía cuarenta y tantos año, la artritis juvenil y más tarde la artritis reumatoide habían afectado gravemente a su cuerpo. Tenía que usar bastones y andaderas para ir al baño; una silla de ruedas era necesaria cada vez que salía de la casa.

“Hace aproximadamente un año, después de mi operación de cadera, mi amigo me trajo una canasta de regalos que contenía una botella de cápsulas de CDB. Las cápsulas, que también contenían un pequeño porcentaje de THC, tuvieron un efecto casi inmediato sobre la hinchazón en sus manos y pies, dice ella. “Simplemente sentí como una ola de alivio”, dice, recordando la maravilla que sintió cuando apretó y aflojó las manos sin el dolor abrasador al que se había acostumbrado.

Cuanto más tiempo tomaba las cápsulas de CBD, más beneficio dice que experimentaba. Su dolor ha mejorado hasta el punto de que puede dar paseos cortos sin ayuda. María agrega que también comenzó una dieta sin gluten y baja en azúcar, que también reconoce con ayudante de algunas de sus mejoras.

“La última vez que pude caminar sola por la cuadra, Brittney Spears y Justin Timberlake seguían juntos,” bromea. “Mi movimiento no es muy bueno, pero es mucho mejor que lo que era y no puedo estar más que agradecida”.