Hay 33 articulaciones en un solo pie. Cada uno de tus pies también contiene 26 huesos, además de una gran cantidad de músculos, tendones y ligamentos, lo que los convierte en un objetivo principal para la artritis reumatoide.

La artritis reumatoide (AR) es un trastorno inflamatorio crónico en el cual tu sistema inmunológico ataca por error el revestimiento de la membrana que rodea tus articulaciones. Suele apuntar primero a las articulaciones más pequeñas, como las de las manos y, a menudo, a los pies.

De hecho, más del 90 por ciento de las personas con artritis reumatoide desarrollarán dolor, rigidez, hinchazón u otros síntomas en el pie y el tobillo en el transcurso de la enfermedad, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos. Puedes leer aquí sobre Síntomas comunes de la artritis reumatoide.

Cómo la artritis reumatoide afecta los pies

Las articulaciones están cubiertas con un revestimiento llamado sinovial. Su trabajo es lubricar la articulación para que se mueva más fácilmente. La artritis reumatoide provoca una hiperactividad en este revestimiento. La membrana sinovial se inflama, se engrosa y produce un exceso de líquido articular. Ese líquido adicional, junto con los químicos inflamatorios liberados por el sistema inmune, causa hinchazón, daña el cartílago y suaviza el hueso dentro de la articulación. “Como una enfermedad sistémica, la artritis reumatoide también afecta los ligamentos y el tejido blando circundante”, dice el Dr. Brett Sachs, DPM, cirujano de pie y tobillo en Colorado. “Cuando eso sucede, las articulaciones comienzan a debilitarse y es cuando pueden ocurrir las deformidades”, explica el Dr. Sachs, quien también es miembro del Colegio Estadounidense de Cirujanos de Pie y Tobillo.

“La artritis reumatoide tiende a afectar las articulaciones de los pies más rápidamente en parte porque son más pequeñas”, dice el Dr. Sachs. La investigación muestra que en aproximadamente el 20 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide, los síntomas del pie y el tobillo son los primeros signos de la enfermedad.

¿Cómo se siente la artritis reumatoide en los pies?

Cuando tus pies se ven afectados por la artritis reumatoide, puedes experimentar hinchazón, enrojecimiento y sensación de calor alrededor de las articulaciones afectadas. El dolor también es muy común. En un estudio que comparó los problemas del pie en pacientes con artritis reumatoide en contra de personas sin artritis, el 98 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide tenía dolor en el pie y el 96 por ciento informó alguna dificultad en la función, en comparación con el 76 por ciento y 66 por ciento, respectivamente, en el grupo sano.

En comparación con la osteoartritis, que generalmente afecta una articulación específica, la artritis reumatoide generalmente ocurre en las mismas articulaciones en ambos lados de tu cuerpo, por lo que comúnmente afecta ambos pies a la vez. Los síntomas pueden aparecer y luego entrar en períodos de remisión. Aquí hay más información sobre cómo hacer frente a los dolores de la artritis reumatoide.

Con el tiempo, la artritis reumatoide puede hacer que las articulaciones se deformen y se salgan de su lugar. Los problemas específicos del pie causados por la artritis reumatoide incluyen:

Dolor en la punta del pie.

“El término médico es metatarsalgia, y es el problema del pie más común asociado con la artritis reumatoide”, dice el Dr. Jonathon Rouse, DPM, un podólogo con sede en Nebraska y portavoz de la Asociación Americana de Medicina Podiátrica. “Una vez que los músculos intrínsecos (o más profundos) en tu pie pierden sus fuerzas estabilizadoras, pueden producirse dislocaciones o deformidades en la articulación metatarsofalángica (que conecta el dedo del pie con el pie), lo que aumenta la presión sobre el antepié y provoca dolor e inflamación en la bola del pie”, explica el Dr. Rouse.

Las personas con artritis reumatoide también pueden experimentar atrofia de la almohadilla de grasa, o un adelgazamiento y desgaste de la almohadilla de la grasa normal que atraviesa la punta del pie, lo que puede incrementar el dolor.

Juanetes

“Este bulto duro, doloroso y óseo que se forma en la articulación en la base del dedo gordo del pie es una queja común entre los pacientes con artritis reumatoide”, dice el Dr. Sachs. Ocurre cuando algunos de los huesos en la parte delantera del pie se mueven fuera de lugar, lo que hace que el dedo gordo del pie empuje contra el siguiente y que la articulación en la base del dedo gordo sobresalga, según la Clínica Mayo. A veces, el dedo gordo del pie gira tanto que se mueve sobre el dedo del pie de al lado.

Dedo en martillo y uñas

Los ligamentos debilitados de la artritis reumatoide pueden causar estas dos deformidades articulares, condiciones en las que los dedos de los pies están doblados y curvados permanentemente, como una garra. El dedo en martillo en el segundo dedo del pie es común en las personas que tienen un juanete en el dedo gordo.

Mucho dolor

“A medida que la artritis reumatoide progresa, la parte posterior del pie (o región del talón) comenzará a perder estabilidad”, dice el Dr. Rouse. La fascia plantar, un ligamento que conecta el talón con la parte delantera del pie, aún intentará hacer su trabajo y sostendrá el arco del pie; sin embargo, el estrés y la inflamación adicionales debilitarán la estructura y pueden provocar dolor.

Cambios en la forma de tu pie

La deformidad del pie plano, un aplanamiento progresivo del arco del pie, puede ocurrir en la artritis reumatoide, cuando los tendones, ligamentos y huesos se desplazan fuera de sus posiciones normales, causando dolor e incomodidad dentro o fuera del tobillo.

“Si la artritis reumatoide daña los ligamentos que sostienen la parte superior de tu pie, tu arco también puede colapsar, lo que puede hacer que la parte delantera del pie apunte hacia afuera”, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos.

Los cambios de forma en la parte delantera del pie y los dedos de los pies pueden crear sitios de presión que luego desarrollan callosidades o áreas de piel dura y engrosada.

Todos estos cambios en la forma del pie pueden dificultar el uso cómodo de zapatos.

Nódulos reumatoides

Algunas personas con artritis reumatoide desarrollan  bultos duros debajo de la piel llamados nódulos, a menudo alrededor de puntos de presión. En los pies, pueden aparecer nódulos sobre el tendón de Aquiles, en la almohadilla del talón o sobre cualquier punto óseo, y pueden causar dolor si se frotan contra los zapatos o a lo largo del piso mientras caminas.

Cómo mantener tus pies sanos cuando tienes artritis reumatoide

Aunque no existe una cura para la artritis reumatoide, puedes tomar medidas para controlar los síntomas y mantenerte activo. Para ayudar a mantener tus pies sanos:

1. Cumple con tu plan de tratamiento de la artritis reumatoide

“Esto es clave para aliviar los síntomas y reducir el riesgo de deformidad”, dice el Dr. Sachs. Dependiendo de la gravedad de tus síntomas y de cuánto tiempo hayas tenido artritis reumatoide, tu reumatólogo puede recetarte una combinación de medicamentos. El objetivo del tratamiento de la artritis reumatoide es detener la inflamación sistémica para que pueda lograr una baja actividad o remisión de la enfermedad, lo que puede prevenir síntomas como el dolor y la fatiga, así como el daño a largo plazo de las articulaciones y los órganos.

Los medicamentos comúnmente recetados incluyen medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor y reducir la inflamación, esteroides para reducir la inflamación y retrasar el daño articular, medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME) para retrasar la progresión de la artritis reumatoide o productos biológicos, que son DMARD más complejos y dirigidos que actúan sobre ciertas vías del sistema inmunitario que desencadenan la inflamación.

2. Ejercicio

“Puede parecer contradictorio, pero mantenerte activo puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis en los pies”, dice el Dr. Sachs. He aquí el por qué: el ejercicio y los estiramientos regulares fortalecen los músculos, mantienen las articulaciones flexibles y reducen el dolor en todas las articulaciones, desde las caderas y los hombros hasta los tobillos y los pies. Además, ayuda a quemar calorías, por lo que elimina kilos de más y disminuye la carga en las articulaciones de los pies. Es importante encontrar formas cómodas de mantenerte activo si tienes dolor en el pie. El ejercicio de bajo impacto que no hace que soportes tanto peso sobre tus pies (piensa en nadar o andar en bicicleta) es menos estresante para las articulaciones de tus pies.

Asegúrate de hablar con tu médico o podólogo sobre cuáles de estos y otros movimientos son seguros para ti.

3. Descansa cuando tengas dolor por la artritis reumatoide

“Puede ocurrir de la nada”, dice el Dr. Rouse. Su consejo: “Descansa tanto como sea posible para permitir que el proceso inflamatorio se disipe antes de volver a hacer ejercicio”. El hielo u otras formas de terapia de frío también pueden ayudar a reducir la hinchazón y el dolor durante el dolor de la artritis reumatoide.

Aquí hay más consejos para ayudar a controlar los dolores de la artritis.

4. Asegúrate de que la forma de tus zapatos coincida con la forma de tus pies

“Eso puede significar una caja de dedos espaciosa para acomodar juanetes o dedos en martillo, o un zapato extra ancho para reducir la presión en las zonas dolorosas. Los zapatos resistentes y de apoyo son cruciales para aliviar el dolor de la artritis en el pie. Las plantillas ortopédicas personalizadas o una buena inserción de zapatos de venta libre pueden proporcionar aún más comodidad y soporte adicional”, agrega el Dr. Sachs. “Estos insertos pueden ayudar a reequilibrar el pie, darle más apoyo a tu arco y ayudar a amortiguar la punta del pie”.

Habla con tu médico para determinar el mejor calzado para ti. Aquí hay más consejos para elegir los zapatos correctos cuando tienes artritis.

5. Considera una inyección de esteroides

Las inyecciones de cortisona en la articulación afectada pueden ayudar a reducir la inflamación. El problema: es una solución temporal y no detendrá la progresión de la enfermedad.

6. Programa una consulta con un cirujano

Dependiendo de cuánto daño de cartílago tengas y tu respuesta a otros tratamientos de la artritis reumatoide, tu médico puede recomendarte una cirugía de pie. “La fusión de las articulaciones afectadas es el tipo más común realizado para la artritis reumatoide”, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos. El procedimiento toma los dos huesos que forman una articulación y los fusiona para formar un hueso. Otros tipos de cirugía pueden ayudar a corregir juanetes o dedos en martillo en algunos pacientes. Tu médico determinará tu mejor curso de tratamiento.