Medicamentos para la Artritis. Cómo funcionan en tu cuerpo

Medicamentos para la Artritis. Cómo funcionan en tu cuerpo

 

Los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARDs, se pronuncia di-mards) son una clase de medicamentos que se usan comúnmente para tratar una variedad de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide (AR). De hecho, han revolucionado la forma en que se tratan estas enfermedades en la actualidad. Además de aliviar los síntomas como el dolor y la rigidez, los DMARDs ayudan a reducir la inflamación y retrasan la progresión de la enfermedad. De esta forma, evitan un mayor daño articular y la erosión ósea. La elección de qué DMARDs usar para un paciente en particular depende de una serie de consideraciones que incluyen el estado de salud y las preferencias personales del paciente. Los médicos pueden prescribir un DMARD (monoterapia) o varios medicamentos juntos (terapia de combinación).

Este seminario web también destaca lo que le sucede al cuerpo durante la inflamación causada por una afección autoinmune y cómo los DMARDs funcionan para interrumpir la vía inflamatoria de manera específica.

En el video se habló sobre:

1. Enfermedades como la Artritis Reumatoide causa inflamación sistémica crónica debido a una respuesta anormal del sistema inmunológico

Esto significa que si la Artritis Reumatoide no se trata, progresará y causará daños en las articulaciones y los huesos, así como en otros órganos. “Rheum” se origina en la palabra griega para “rhein” que significa “flujo”. Esto se debe a la forma en que la enfermedad fluye por todo el cuerpo. Es por eso que decimos que la Artritis Reumatoide causa una inflamación sistémica (de todo el cuerpo) que involucra más que solo nuestras articulaciones y huesos, especialmente si no se trata.

2. Los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD) evitan que la Artritis Reumatoide progrese y cause daño a las articulaciones

Existen diferentes tipos de DMARDs:

DMARD convencionales

(metotrexato, hidroxicloroquina, sulfasalazina, leflunomida, como Plaquenil®, Azulfidine®, Arava®);

DMARD biológicos y biosimilares

(inhibidores de TNF, inhibidores de IL-6, inhibidores de IL-1, moduladores de coestimulación de células T, supresores de células B como Humira®, Simponi®, Enbrel®, Cimzia®, Kevzara®, Actemra®, Kineret® y Orencia ®, Remicade®, Inflectra®, Renflexis®, Rituxan®, Orencia® Simponi Aria®)

Algunos DMARDs se administran como una píldora o autoinyección; otros se administran como infusiones en una clínica.

(Ház clic en la imagen para agrandar)

DMARD sintéticos específicos

(inhibidores de JAK como Xeljanz® / Xeljanz XR® y Olumiant®)

 

3. La remisión de la enfermedad ocurre cuando hay poca o ninguna evidencia de actividad clínica de la enfermedad

Es importante tener en cuenta que lograr la remisión no significa la ausencia de más cambios erosivos ni que el individuo ya no tenga la enfermedad.

4. Los medicamentos pueden funcionar de manera diferente de paciente a paciente, por lo que encontrar el medicamento adecuado para usted puede ser un proceso altamente individualizado.

Diferentes medicamentos interfieren con diferentes vías biológicas para controlar la inflamación. Cada medicamento puede funcionar de manera diferente para diferentes pacientes. A través de un proceso de toma de decisiones compartida, los pacientes y los médicos pueden elegir qué medicamento es mejor. Este proceso de toma de decisiones debe incorporar las preferencias individuales de los pacientes.