metotrexato

Los reumatólogos han estado utilizando dosis bajas del medicamento metotrexato para tratar la artritis reumatoide y ciertas otras enfermedades inflamatorias desde 1980. Desde entonces, se ha convertido en el estándar de atención y, a nivel mundial, el medicamento más popular para el tratamiento de la artritis reumatoide (AR).

El metotrexato es un medicamento antirreumático modificador de la enfermedad (DMARD) que disminuye la inflamación, lo que reduce el dolor y la hinchazón y ayuda a prevenir el daño articular. Se usa para calmar el sistema inmunológico del cuerpo que es la causa de artritis inflamatorias.

Debido a que el metotrexato se usa con tanta frecuencia -en diferentes dosis, para diferentes condiciones y por diferentes vías- las personas con artritis oyen muchas cosas confusas (y aterradoras) sobre el metotrexato y sus posibles efectos secundarios.

Hablamos con unos médicos para separar los mitos de los hechos sobre el metotrexato para que puedas aprovechar al máximo tu tratamiento, usarlo de manera segura y ayudar a prevenir los efectos secundarios.

Mito: El metotrexato es un fármaco de quimioterapia

Es un hecho que las dosis altas de metotrexato son fármacos de quimioterapia, utilizado desde la década de 1940 para tratar ciertas formas de cáncer. Pero no pienses que la dosis que tomas de metotrexato para la artritis inflamatoria es un fármaco de quimioterapia.

“El metotrexato se prescribe en una amplia gama de dosis, con dosis semanales bajas para la artritis reumatoide y dosis mucho más altas para el tratamiento del cáncer”, dice la Dra. Ashima Makol, MD, profesora asistente de medicina y consultora en la división de reumatología de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Como quimioterapia para el cáncer, el metotrexato retrasa el crecimiento de ciertos cánceres al interferir con la capacidad de las células para usar ácido fólico con el fin de dividirse y producir células nuevas. Con las dosis mucho más bajas de metotrexato utilizadas en la Artritis Reumatoide, funciona como un antiinflamatorio.

Así que mientras estás tomando, técnicamente, un medicamento que se usa en pacientes con cáncer, la manera en que una dosis más pequeña de metotrexato funciona en tu cuerpo no es la manera en que funciona para tratar el cáncer.

Obtendrás el mejor beneficio antiinflamatorio si lo combinas con el suplemento de ácido fólico para contrarrestar la forma en que interfiere con el ácido fólico. Esto puede ayudarte a evitar algunos efectos secundarios comunes del metotrexato, como las náuseas.

Mito: El metotrexato es sólo para los peores casos de artritis reumatoide

Falso, en lo absoluto. Las normas del American College of Rheumatology (Colegio Americano de Reumatología, ACR) recomiendan comenzar el tratamiento con metotrexato u otro DMARD tan pronto como se haga un diagnóstico de Artritis Reumatoide, incluso si la actividad de la enfermedad se considera baja.

El tratamiento temprano y agresivo puede evitar que ocurra lo peor al prevenir el daño articular. En un estudio publicado en el 2015, los investigadores de la Universidad McGill encontraron que los pacientes que tomaron metotrexato u otro DMARD durante su primer año después del diagnóstico, tenían más probabilidades de retrasar o evitar la necesidad de reemplazo de la articulación.

Mito: El metotrexato puede causar la muerte o un daño irreversible al hígado y a otros órganos.

En las dosis utilizadas para tratar la Artritis Reumatoide, los efectos secundarios del metotrexato rara vez ponen en peligro la vida. La probabilidad de toxicidad severa para el hígado y otros órganos es baja. Aun así, la posibilidad de efectos secundarios graves es algo a lo que los reumatólogos prestan atención constante.

“Algunas preocupaciones serias”, dice la Dra. Makol, son “el daño hepático, la supresión de la médula ósea que lleva a una escasez de células en la sangre que se producen, una forma rara de daño pulmonar, y los efectos tóxicos en las células del cerebro”.

Tu reumatólogo vigilará cuidadosamente el funcionamiento de tu hígado y riñón mientras tomas el medicamento. Necesitarás hacerte exámenes de sangre constantemente para asegurarte de que el metotrexato no te esté causando daño. Si ocurren complicaciones, hay muchas cosas que tu médico puede hacer. “Estas complicaciones justifican la descontinuación inmediata del medicamento, tratamientos de apoyo “, dice la Dra. Makol.

Mito: El metotrexato tiene efectos secundarios horribles para todos

No se puede evitar el hecho de que el metotrexato puede causar una variedad de efectos secundarios. Estos pueden incluir: problemas gastrointestinales, como náuseas, malestar estomacal y diarrea; úlceras en la boca; pérdida de cabello; y problemas hepáticos.

La buena noticia es que no todo el mundo experimenta todos o la mayoría de estos efectos secundarios, y muchas personas consideran que esto es algo moderado.

“La mayoría de las personas toleran el metotrexato bastante bien en las dosis recomendadas para el tratamiento de la Artritis Reumatoide, y la mayoría de los efectos secundarios mejoran o se toleran mejor con el tiempo”, dice la Dra. Makol.

Asegúrate de hablar acerca de cualquier síntoma posible relacionado con el medicamento, porque hay muchas cosas que puedes hacer para aliviar o prevenir los efectos secundarios del metotrexato. Tu médico puede ajustar tu dosis o cambiarte a inyecciones subcutáneas de metotrexato en lugar de pastillas, lo cual puede ser más fácil para tu estómago.

También puedes tomar suplementos de ácido fólico, que puedes comprar sin receta, junto con el metotrexato. Estas vitaminas ayudan a reducir los efectos secundarios como llagas en la boca, sensibilidad al sol, pérdida de cabello y malestar estomacal.

Mito: Puedes dejar de tomar metotrexato una vez que te sientas mejor

No necesariamente, y no inmediatamente. El metotrexato ayuda a controlar la inflamación. Puede que te sientas mucho mejor de lo que te sentías antes de comenzar a tomar metotrexato: menos dolor, hinchazón, rigidez matutina o fatiga. Si te sientes mejor pero todavía tienes baja actividad de la enfermedad, las normas de tratamiento de la ACR recomiendan no suspender o reducir tu dosis.

Una vez que estés en remisión, no hay evidencia sólida sobre qué hacer y el ACR considera que disminuir el metotrexato u otros DMARDs es una opción, pero no obligatoria. Al tomar esa decisión con tu reumatólogo, el médico considerará cuánto tiempo has estado en remisión, que tan tolerable te parece seguir tomando tus medicamentos y tus preocupaciones sobre la posibilidad de desarrollar dolor o no mantenerte en remisión si reduces tu dosis.

No te sorprenda si tu reumatólogo quiere que sigas tomando metotrexato, posiblemente en una dosis más baja o con menos frecuencia que cuando tu Artritis Reumatoide está activa. Tú no necesitas arriesgarte a tener dolor o a que tu enfermedad se vuelva a activar.

Lee más sobre cómo lograr entrar en remisión en la artritis reumatoide.

Mito: Tomar metotrexato significa que no puedes tener hijos

El metotrexato, al igual que muchos otros medicamentos, puede causar defectos congénitos graves, incluyendo la muerte fetal. Por lo tanto, no debes quedar embarazada mientras estás tomando metotrexato.

¿Por qué el metotrexato es tan peligroso durante el embarazo? El ácido fólico es importante para el desarrollo fetal normal (la razón por la cual a las mujeres se les administran suplementos de ácido fólico cuando conciben) y el metotrexato reduce la capacidad del cuerpo para procesar y utilizar el ácido fólico.

“El metotrexato se utiliza comúnmente para tratar los embarazos ectópicos [aquellos fuera del útero]. Puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo, y la exposición en el primer trimestre del embarazo se ha asociado con defectos de nacimiento graves en los hijos”, dice la Dra. Makol. “Cuando las mujeres en edad fértil toman metotrexato, se aconseja la anticoncepción estricta [utilizando dos métodos diferentes como condones y pastillas anticonceptiva] y el metotrexato debe interrumpirse al menos tres meses antes de intentar embarazarse. Esto se debe intentar en un momento en que tu artritis está generalmente bien controlada, pero hay medicamentos que son seguros para usar durante el embarazo si es necesario”, nos comentó la Dra.

Tampoco debes amamantar mientras estás tomando metotrexato. Pero puedes trabajar con tu reumatólogo para dejar el metotrexato por un período de tiempo para eliminarlo de tu sistema, y luego concebir un bebé una vez que tu reumatólogo te diga que está bien proceder.

Mito: Los hombres que toman metotrexato deberán tener cuidado si tienen pareja embarazada

Cuando se trata del embarazo y metotrexato, hay mucho de qué preocuparse, pero no de esto. Un estudio realizado en el 2014 en Berlín encontró que las parejas donde los hombres tomaban dosis bajas de metotrexato para la Artritis Reumatoide no dieron a luz a más bebés con defectos congénitos que aquellas cuyas parejas no tomaban el medicamento.

La evidencia sobre los futuros padres que toman metotrexato son menos claras. Las dosis más altas de metotrexato pueden reducir temporalmente el conteo de espermatozoides hasta que se interrumpa el medicamento.

“Aunque múltiples estudios han demostrado que no hay defectos de nacimiento que resulten del uso de metotrexato por parte de los padres, dada la preocupación teórica y algunos informes previos de abortos espontáneos, puede ser mejor que los hombres pospongan cualquier intento de concepción hasta tres meses después de dejar de usar el metotrexato”, nos comentó la Dra. Makol.

Mito: Tienes que dejar de tomar alcohol cuando tomas metotrexato

No necesariamente. Hay razones para preocuparse por esta combinación de alcohol y drogas, pero es posible que no tengas que recurrir al abstemio si disfrutas de una cerveza, un cóctel o una copa de vino de vez en cuando.

“El alcohol no hace que el metotrexato sea menos efectivo. El problema es que el metotrexato puede ser tóxico para el hígado y tiene el potencial de acelerar la toxicidad cuando se mezcla con alcohol, que también es metabolizado por el hígado. Les pedimos a nuestros pacientes que limiten la cantidad de alcohol que beben, pero no tiene que ser cero. Si tú bebes, no olvides hacerte las pruebas de laboratorio para que cualquier anormalidad hepática pueda ser detectada a tiempo. Si hay alguna pregunta acerca de los problemas hepáticos, entonces las pruebas adicionales con imágenes y la posible biopsia pueden ser muy informativas”, nos dijo la Dra. Rebecca L. Manno, MD, MHS, profesora asistente de medicina en el Centro de Artritis Johns Hopkins en Baltimore.

Mito: Debes suspender los antinflamatorios no esteroideos (AINES) una vez que comiences a tomar metotrexato

Las cosas aterradoras  de que puedes leer acerca de los peligros de combinar los AINEs y el metotrexato están dirigidas principalmente a las personas que toman altas dosis de metotrexato para tratar el cáncer. “El metotrexato es eliminado del cuerpo por los riñones, y si tu función renal está dañada [una complicación conocida de los AINEs], entonces los niveles de metotrexato pueden aumentar a cantidades peligrosas resultando en consecuencias severas como médula ósea y daño hepático,” dice el Dr. Bryant England, MD, profesor asistente en la división de reumatología e inmunología en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska en Omaha.

En dosis bajas de metotrexato no se te prohibirá el uso de AINEs. “Sin embargo, los análisis de sangre para monitorizar estas complicaciones son esenciales mientras se toma metotrexato y pueden necesitar ser más frecuentes cuando también se usan los AINE”, dice el Dr. England.

También es posible que ya no necesites los AINEs tanto como antes de comenzar con el metotrexato. “Los pacientes y los proveedores deben evaluar regularmente si existe una necesidad continua de AINEs o si se pueden sustituir con medicamentos alternativos o terapias no farmacológicas para el alivio del dolor”, dice el Dr. England.

Mito: El metotrexato puede curar la Artritis Reumatoide

En este momento, no existe una “cura” para la AR. El metotrexato es la primera línea de tratamiento para la mayoría de las personas con esta enfermedad activa y puede ayudarte a controlar la inflamación para que te sientas mucho mejor. El objetivo de tu tratamiento es lograr que tu Artritis Reumatoide entre en remisión, pero eso no es lo mismo que una cura. El metotrexato puede ayudarte a reducir la actividad de la enfermedad, medida con varias pruebas que el reumatólogo le realizará, pero técnicamente no cura la Artritis Reumatoide.