Si tienes un tipo de artritis inflamatoria o autoinmune o una enfermedad reumática, como artritis reumatoide, artritis psoriásica, espondiloartritis axial o lupus, es probable que hayas tenido una serie de preguntas o inquietudes sobre la vacuna del COVID-19 cuando esté disponible para ti. En una encuesta de febrero del 2021 de nuestro Programa de apoyo al paciente por el COVID-19, estos fueron algunos de los más comunes:

  • El 50% preguntó si la vacuna sería menos eficaz debido a sus medicamentos.
  • El 33% preguntó si necesitarían suspender/omitir sus medicamentos inmunosupresores antes o después de recibir la vacuna.
  • 45% cuestionó si la vacuna podría causar un brote de enfermedad

La nueva guía del Colegio Americano de Reumatología brinda algunas respuestas para los pacientes y sus médicos sobre estas inquietudes.

Una advertencia importante: no hubo mucha evidencia sólida para informar en esta guía (más sobre esto a continuación), porque aún no hay datos directos sobre cómo la vacuna del COVID-19 afecta a los pacientes reumáticos.

“Esta guía debería ser un buen punto de partida para una conversación con tu médico. No está destinada a reemplazar su consideración o juicio”, dice el reumatólogo Jeffrey Curtis, MD, MPH, profesor de medicina en la Universidad de Alabama en Birmingham, quien dirigió el grupo de trabajo que creó la guía.

El Dr. Curtis y sus colegas analizaron estudios sobre otras vacunas, como la influenza y neumonía, y aplicaron lo más relevante de esa investigación a la vacuna del COVID-19. El Dr. Curtis también es coinvestigador principal de ArthitisPower, nuestro registro de investigación centrado en el paciente.

Con eso en mente, aquí hay algunos aspectos clave:

  1. Las personas con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas, incluidas las enfermedades autoinmunes e inflamatorias, DEBEN RECIBIR una vacuna del COVID-19

“Queremos que los pacientes reciban una vacuna del COVID-19”, dice el Dr. Curtis.

Las personas con enfermedades reumáticas autoinmunes e inflamatorias pueden tener un mayor riesgo de ser hospitalizados por el COVID-19 y peores resultados en comparación con la población general, por lo que obtener protección con la vacuna es muy importante.

Una gran preocupación entre los pacientes es si las vacunas son seguras para ellos, dado que las personas con estas enfermedades y que toman medicamentos inmunomoduladores no fueron incluidas en los ensayos clínicos de vacunas. Esta exclusión es normal para este tipo de ensayos (donde primero se debe determinar que una vacuna es segura y efectiva en una población general) pero significa que no hay datos específicos sobre esta población de pacientes.

La guía del Colegio Americano de Reumatología aborda esto: “No hay evidencia directa sobre la seguridad y eficacia de la vacuna de ARNm contra el COVID-19 en [pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas]. Independientemente, no hay razón para esperar que los daños de la vacuna superen los beneficios esperados de la vacuna del COVID-19.”

  1. La efectividad de la vacuna del COVID-19 debería ser menor con medicamentos inmunomoduladores, pero aun así obtendrá algo de protección

Según lo que los expertos saben sobre cómo los pacientes responden a otros tipos de vacunas (como la vacuna contra la influenza o herpes zóster), hay buenas razones para pensar que las vacunas del COVID-19 no funcionarán tan bien en personas que toman medicamentos que afectan la función del sistema inmunológico.

Sin embargo, eso no significa que la vacuna del COVID-19 no funcione; es posible que funcione con menos efectividad que en personas que no toman estos medicamentos. Pero incluso una vacuna ligeramente menos eficaz puede ayudar a prevenir una enfermedad grave que requiera hospitalización (o algo peor).

“Recuerda que, por lo general, cualquier vacuna no funciona tan bien en personas que toman medicamentos inmunomoduladores”, dice el Dr. Curtis. “Pero incluso si no te protege al mismo nivel que alguien de tu edad sin tu condición de salud, eso no significa que la vacuna no valga la pena. Queremos que los pacientes reciban la vacuna para que tengan la mayor protección posible”.

Piénsalo de esta manera: si tuvieras la opción entre estar en una tormenta de nieve usando un abrigo de invierno, gorro, guantes y bufanda (la vacuna totalmente efectiva) o solo un abrigo de invierno (la vacuna menos efectiva) o solo una camiseta (sin vacuna), por supuesto que preferirías tener todo el atuendo de invierno. Pero tener el abrigo es mucho mejor que solo una camiseta.

  1. No existen contraindicaciones para la vacuna del COVID-19 específicamente para pacientes con una enfermedad reumática autoinmune o inflamatoria

La guía del Colegio Americano de Reumatología dice, “más allá de las alergias conocidas a los componentes de la vacuna, no se conocen contraindicaciones adicionales para la vacuna del COVID-19”. Esto significa que el simple hecho de tener una enfermedad reumática autoinmune o inflamatoria, o tomar medicamentos inmunomoduladores para tratarla, no es una razón para no recibir la vacuna del COVID-19.

Aunque la vacunación debe ocurrir idealmente en pacientes con enfermedades autoinmunes e inflamatorias, las cuales deben estar bien controladas, la vacuna del COVID-19 debe ocurrir lo antes posible, independientemente de la gravedad de la enfermedad, excepto en personas con enfermedades potencialmente mortales.

En otras palabras, es probable que la mayoría de las personas que tienen dolores a causa de sus enfermedades u otros síntomas que no ponen en peligro la vida deban vacunarse, según el consejo de su médico.

  1. Existe un riesgo teórico de que haya dolor a causa de una enfermedad después de recibir la vacuna del COVID-19, pero debes considerar el panorama general

La guía del Colegio Americano de Reumatología nos recuerda que, dada la gravedad de una infección por el COVID-19, el beneficio de la vacunación supera con creces el riesgo potencial de dolor o empeoramiento de la enfermedad. Y todavía no hay datos que sugieran si los pacientes tienen o no dolor repentino después de recibir la vacuna.

También es importante recordar que infectarse con el COVID-19 puede dolores de la enfermedad, sin mencionar otros innumerables problemas de salud, incluidos los que amenazan la vida.

Cambios en el tiempo en que se toma el medicamento alrededor de la aplicación de la vacuna del COVID-19

Un área de gran preocupación es si los pacientes deben dejar de tomar ciertos medicamentos antes o después de recibir la vacuna del COVID-19 para ayudar al cuerpo a desarrollar una respuesta inmunitaria más fuerte. Aunque no hay datos sobre esto acerca de las vacunas del COVID-19 directamente, estas recomendaciones se basan en evidencia indirecta de lo que se conoce de otros tipos de vacunas y cómo funciona el sistema inmunológico en general.

Tu médico puede tener una recomendación diferente para tu situación.

Además, ten en cuenta que los diferentes medicamentos funcionan de diferentes maneras, por lo que el hecho de que se sugiera que un medicamento se deje de tomar temporalmente después de recibir la vacuna del COVID-19, por ejemplo, metotrexato, no significa que tus productos biológicos también deban suspenderse necesariamente.

Sin cambios en el tiempo en que se toman los medicamentos

En el caso de muchos medicamentos inmunomoduladores para las enfermedades reumáticas, la guía sugiere que los pacientes no dejen de tomar los medicamentos antes o después de recibir la vacuna. Esto se debe a que no hay razón para pensar, según los datos disponibles, que suspender estos medicamentos aumentaría la respuesta del sistema inmunológico de tu cuerpo a la vacuna. Esto aplica a:

  • Hidroxicloroquina (Plaquenil)
  • IVIG
  • Glucocorticoides en dosis bajas (p. Ej., Prednisona, dosis diaria <20 mg)
  • Sulfasalazina (azulfidina)
  • Leflunomida (Arava)
  • Micofenolato (CellCept)
  • Azatioprina (Imuran)
  • Ciclofosfamida (Cytoxan) (oral)
  • Productos biológicos TNF (por ejemplo: Cimzia, Enbrel, Humira, Remicade, Simponi y Simponi Aria)
  • Productos biológicos IL-6 (por ejemplo: Actemra, Kevzara)
  • Productos biológicos IL-1 (p. Ej., Kineret, Ilaris)
  • Productos biológicos IL-17 (por ejemplo, Cosentyx, Taltz)
  • Productos biológicos IL-23 (por ejemplo: Skyrizi, Tremfya)
  • Productos biológicos IL-12/23 (por ejemplo, Stelara)
  • Belimumab (Benlysta)
  • Inhibidores de la calcineurina orales (p. Ej. Ciclosporina o tacrolimus)

Hubo opiniones diferentes sobre los esteroides en dosis altas (dosis diarias ≥ 20 mg). Algunos médicos están de acuerdo en que no se necesitan cambios en el horario de la toma de los medicamentos, mientras que otros pueden recomendar que los pacientes reduzcan gradualmente los esteroides a una dosis más baja antes de recibir la vacuna del COVID-19. Esto se haría para asegurarse de que la vacuna te proteja tanto como sea posible.

Considera los cambios en el tiempo en el que tomas tus medicamentos:

La guía destaca algunos tipos de medicamentos en los que hubo un consenso moderado entre el grupo de trabajo acerca de omitir temporalmente las dosis antes o después de recibir la vacuna O tratar de determinar el momento en que recibes la vacuna para que ocurra en un momento determinado durante el curso de tu tratamiento.

Esto significa que alguna evidencia sugiere que esto puede ser útil para aumentar la respuesta inmunológica del cuerpo, pero no es una regla estricta. Tu médico puede tener una recomendación diferente basada en tu situación personal, especialmente cuando puede haber desafíos con el momento y la programación de tu vacuna del COVID-19.

Metotrexato: omitir durante 1 semana después de cada dosis de la vacuna

La guía recomienda que los pacientes con una enfermedad bien controlada puedan omitir el metotrexato durante una semana después de recibir cada dosis de la vacuna del COVID-19. Si tu enfermedad no está bien controlada, y es probable que omitir el MTX te haga propenso a sufrir dolor repentino, puede que tu médico no lo aconseje.

El metotrexato generalmente se toma por vía oral o se inyecta una vez a la semana para las enfermedades reumáticas.

Investigaciones anteriores han demostrado que los pacientes con artritis reumatoide que dejaron de tomar metotrexato temporalmente después de recibir la vacuna contra la influenza tuvieron una mejor respuesta sin un gran aumento en los dolores repentinos de la enfermedad (aunque algunos pacientes experimentaron más dolores).

Inhibidores de JAK (por ejemplo, Xeljanz, Olumiant, Rinvoq): omitelos durante 1 semana después de cada dosis de vacuna

La guía recomienda que los pacientes dejen de tomar estos medicamentos, que son píldoras orales y se toman diariamente, durante una semana después de cada dosis de la vacuna del COVID-19.

Los inhibidores de JAK funcionan en parte reduciendo la actividad de las proteínas del sistema inmunológico llamadas interferón, que desempeñan un papel importante en la forma en que tu sistema inmunológico responde a los virus invasores.

“El interferón es como el capitán del ejército del sistema inmunológico que envía señales a todas las tropas y les dice cuándo y dónde desplegarse. Cuando reduces el interferón, puede provocar un caos en la respuesta de tu sistema inmunológico”, dice el Dr. Curtis. La idea es que suspender el inhibidor de JAK después de recibir la vacuna del COVID-19 puede mejorar la forma en que tu cuerpo puede reconocer y combatir infecciones virales como el coronavirus.

Abatacept (Orencia), forma inyectable: omítelo solo una semana antes y después de la primera dosis de la vacuna

La forma inyectable de este medicamento se toma semanalmente. Esto se aplica solo a la primera dosis de la vacuna.

El abatacept afecta la función de las células T, que el Dr. Curtis describe como el emparejador del sistema inmunológico: aseguran que todos los diferentes componentes se comuniquen y trabajen juntos. Dado que el coronavirus es nuevo (o novedoso) y la mayoría de nuestros sistemas inmunológicos nunca lo han encontrado antes, puede ser importante no afectar el trabajo de las células T justo antes o después de recibir la vacuna.

Abatacept (Orencia), forma IV: Recibe la vacuna del COVID-19 4 semanas después de tu última infusión, luego omítela una semana y obtén la siguiente infusión

Para la forma intravenosa, que generalmente se administra cada cuatro semanas, la guía sugiere hacer una nota de cuando recibas la vacuna del COVID-19, porque debes recibir la vacuna cuatro semanas después de tu última infusión (justo antes de la fecha límite para la próxima), luego esperar una semana para recibir la siguiente infusión. El programa se vería así:

  • Obtén una infusión de abatacept
  • 4 semanas después: recibir la vacuna del COVID-19
  • 1 semana después: obtén la siguiente infusión de abatacept

Rituximab (Rituxan): Obtén la vacuna del COVID-19 aproximadamente 4 semanas antes de la siguiente infusión, luego pospón la siguiente infusión de 2 a 4 semanas después de la segunda dosis de la vacuna, si es posible

Este producto biológico, que se usa para tratar la artritis reumatoide, lupus y vasculitis, es una infusión que generalmente se administra cada seis meses. Elimina las células B que circulan en la sangre y tejidos, lo que ayuda a reducir la inflamación. Sin embargo, estas células B son necesarias para generar una respuesta eficaz del sistema inmunológico a las vacunas. Obtén la vacuna del COVID-19 cerca de tu próxima dosis de rituximab, cuando tus niveles de células B serían más altos, puedes permitir que tu cuerpo produzca una mejor respuesta a la vacuna. El programa se vería así:

  • Obtén una infusión de rituximab
  • Espera 4 semanas antes de la siguiente dosis (aproximadamente 5 meses después) y obtén la vacuna del COVID-19
  • 3-4 semanas después: Recibe la segunda vacuna del COVID-19 (dependiendo si es Moderna o Pfizer)
  • De 2 a 4 semanas después: obtén la siguiente infusión de rituximab

Este tipo de horario se recomienda para pacientes cuya actividad de la enfermedad les permitirá dejar de tomar medicamentos durante un período prolongado, por lo que es posible que no sea recomendable para todos los pacientes.

Infusión de ciclofosfamida: el tiempo de administración debe ser una semana después de cada dosis de la vacuna del COVID-19

Otras recomendaciones para antes y después de recibir la vacuna del COVID-19

La guía también incluye estos consejos adicionales para tener en cuenta antes y después de recibir la vacuna:

  • No hay preferencia por una vacuna sobre otra, según los datos sobre las vacunas de ARNm disponibles en los EE. UU. Obtén la que esté disponible para ti.
  • Si tienes un efecto secundario no grave con la primera dosis de la vacuna del COVID-19, aún debes recibir una segunda dosis. Los efectos secundarios graves incluyen una reacción alérgica grave (anafiláctica). Los efectos secundarios no graves incluyen síntomas como dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, fiebre, escalofríos, fatiga y dolor de cabeza. Deberían desaparecer en unos días.
  • Los médicos no deben solicitar análisis de laboratorio para verificar los niveles de anticuerpos, ni antes ni después de recibir la vacuna del COVID-19 (a menos que, digamos, tu formes parte de un ensayo clínico que te esté estudiando).
  • Después de vacunarse, continúa siguiendo las mismas reglas de salud pública (como usar un cubrebocas, distanciarse socialmente, lavarse las manos, evitar las reuniones y lugares con mucha gente). En otras palabras, no debes cambiar tus conductas de prevención solo porque te has vacunado.
  • Las personas en tu hogar y los contactos cercanos deben vacunarse cuando sea su turno para crear un efecto de “capullo”, que puede ayudarte a mantenerte aún más seguro.

Cómo se creó la guía

La guía fue desarrollada por un grupo de trabajo de nueve reumatólogos, dos especialistas en enfermedades infecciosas y dos expertos en la salud pública que han trabajado actualmente o anteriormente en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. El grupo se reunió varias veces en diciembre del 2020 y enero del 2021 para someterse a un proceso de revisión de la evidencia disponible y la construcción de consenso con el fin de emitir recomendaciones que tengan un nivel de acuerdo “fuerte” o “moderado”.

Sin embargo, la guía reconoce que existe mucha variabilidad entre los pacientes debido a las diferencias en las condiciones de salud crónicas, gravedad de la enfermedad, medicamentos y problemas médicos concurrentes, lo que hace que sea fundamental individualizar las decisiones.

Ten en cuenta que la guía es.

  1. Basada en el conocimiento actual y se actualizará a medida que surja más información.
  2. Desarrollada sin la disponibilidad de una gran cantidad de datos de alta calidad y, por lo tanto, no pretende reemplazar el consejo de tu propio médico para tu situación personal.
  3. Pretende ser individualizada para los pacientes y utilizada como parte de la toma de decisiones compartida con tu propio médico.

En otras palabras, la guía proporciona consideraciones para ayudar a los médicos y pacientes a tomar decisiones sobre la vacuna del COVID-19, y posibles modificaciones a los medicamentos, pero no hay suficientes datos para considerar estas recomendaciones como definitivas.